miércoles, 19 de abril de 2017

De regalo

Desde que pensé en hacer un pequeño detalle de agradecimiento para el cumpleaños de la Marmota tuve muy claro que quería regalar mi post favorito para guardarlo y disfrutarlo como cada uno prefiera. La cosa fue tomando la forma de unas postalitas con las fotos, el texto y la receta del post. Primero pensé en un sorteo, porque no puedo permitirme enviar a todo el mundo las postales en papel, pero me daba mucha pena que sólo pudiera ser para unos cuantos.

Entonces fue cuando se me ocurrió que podía hacer un regalo digital para todo el mundo que lo quiera y aquí está: el mes de abril en postales para poderlas bajar, imprimir, enviar, ponerlas de fondo de pantalla o lo que apetezca, en lote o individuales:

Abril es amarillo (5 images)

https://ibb.co/kNdLRQ

https://ibb.co/g5hfRQ

https://ibb.co/iUz5t5

https://ibb.co/hAMULk

https://ibb.co/e0hfRQ

Gracias otra vez por las felicitaciones, los besos y los abrazos. Soy una Marmota afortunada. ;-)

¡Salud!

lunes, 10 de abril de 2017

Tal día como ayer...

... nació la Marmota con un post en bicicleta, de picnic en Hellbrunn y con pan.




Después de diez años, más de 460 posts (en concreto, 462 con este), 17 eventos de la Marmota, 268 recetas de las cuales quedan casi empatadas las mediterráneas con las austríacas y ganan por goleada las vegetarianas (no hay carne en las magdalenas, ¿verdad? ;-)), casi 50 desayunos pero sólo 11 almuerzos y 16 en solitario con "Una porción y media"; he aprendido mucho, sobre todo sobre mí.



He aprendido que soy marmota de primavera y de invierno, a pesar de que siempre creí ser de otoño y supe que no era de verano. Parece ser que prefiero escribir sobre postres y sopas, aunque tampoco le hago ascos a las ensaladas. Que aunque la echo tantísimo de menos y más en esta época, con su olor a estiércol y a hielo fundido (os lo prometo, no es broma) gana Viena a Salzburgo, pero que lo que realmente me interesa es viajar. Que me ha influído más el "Hecho en mi cocina" que "La vuelta al mundo", pero que ahí aprendí un poco de fotografía.



He aprendido que puedo llegar a ser muy pesada constante y que soy, ante todo una suertuda. Una suertuda porque tengo el privilegio de hacer esto de vez en cuando (fotografiar, escribir y sobre todo, comer) en compañía de mucha gente bonita que estáis ahí leyendo e incluso comentando. Gente que ha estado ahí durante estos diez años, o que ha llegado hace poco, que ha tenido paciencia con mis pausas y mis silencios, que me ha mandado regalitos y regalazos, mensajes preciosos y mucho cariño.



Tengo preparada una sorpresa que no va a poder ser esta semana, pero que será seguro. Las circunstancias son las que son y quiero hacerlo mínimamente bien. Además, seguro que esta semana tampoco va a estar nadie por leer blogs, pudiendo estar de procesiones, rompidas de hora, campamentos y persecuciones de conejos ponedores de huevos.

Hoy va a ser una celebración más íntima, de corazón, dando las gracias y secándome la lagrimilla al recordar todo lo que hemos vivido juntos. ¡Gracias!

¡Salud!

domingo, 2 de abril de 2017

Auténtico austrrrriaco

Es lo que tiene criar marmotillos en Austria, que te salen austríacos. Que se levantan antes de las siete, que el pan se lo comen solo pero son capaces de comerse un huevo sin mojar, que a la frase "No salimos que hace frío" te responden "Pues nos abrigamos", y que su comida favorita son los Knödel.

Los Knödel son unas bolas hechas de pan, leche y huevo (básicamente es una albóndiga sin carne) que se usan para acompañar guisos en vez del pan. Si se le añade algún otro ingrediente a la masa (bacon, espinacas, queso...), se pueden comer solos bien regados con mantequilla derretida.

Hacía mucho tiempo que no experimentaba con la cocina austríaca, he tenido que bucear en el buscador del blog y he encontrado este pequeño tesoro típico de los Alpes, los Kaspressknödel, que nos ha salvado un par de cenas: la primera, solos con ensalada, la segunda, bañados en una sopa de verduras. Tradicionalmente se fríen en mantequilla clarificada, pero yo los hago al estilo mediterráneo, con aceite de oliva, que es lo que tengo más a mano normalmente.

Kaspressknödel



Ingredientes (para unos 10-12 Knödel)

una cebolla pequeña
un diente de ajo
200 ml de leche
200 gr de pan seco cortado a dados
3 huevos
100 gr de queso que funda bien, rallado
una cucharada de harina
perejil picado
nuez moscada, sal y pimienta

Se pican y se pochan la cebolla y el ajo. Se calienta la leche sin que llegue a hervir. Se mezclan todos los ingredientes en un cuenco y se dejan reposar al menos media hora. Pasado el tiempo de reposo, se hacen bolas del tamaño de una pelota de tenis que luego se aplastan para formar como hamburguesas y se fríen en una sartén con bnte aceite (sin cubrirlos enteros) hasta que estén dorados y el queso derretido.

Se pueden comer así mismo acompañados de una ensalada, o se pueden añadir a la sopa de caldo.

¡Salud!

P.D. Ya estamos en abril, el mes del (¡¡¡décimo!!!) cumpleaños de la Marmota. Y si todo va bien, espero poder tener a punto para la semana que viene una sorpresita. Tengo planeado priorizarlo esta semana. ¡A ver si lo consigo!¡Qué emoción!

P.D.2 ¿Habéis visto que estamos haciendo un "Abril de paraules" en Instagram? ¿No? Pasaros, veréis qué fotos más lindas se están compartiendo. ¡Purita poesía!

P.D.3 He editado para corregir algunos errores y para añadir información importante a la receta. ;-)